Sorpresa en el juicio de la Disney

Tomado de «Pura Anarquía», editado por Maxi Tusquets.

El juicio de los accionistas de la Walt Disney Company por la indemnización pagada al presidente saliente Michael Ovitz se ha visto sacudida hoy por la declaración de un testigo imprevisto, presentado por la defensa del gigante del espectáculo.

ABOGADO: ¿Tiene la bondad el testigo de dar su nombre?

TESTIGO: Mickey Mouse.

A: Por favor, diga al tribunal su profesión.

T: Roedor animado.

A: ¿Mantenía usted relaciones cordiales con Michael Eisner?

T: Yo no diría tanto como cordiales. Cenamos juntos unas cuantas veces. En una ocasión, su esposa y él nos invitaron a Minnie y a mí a su casa.

A: ¿Alguna vez habló de trabajo con él?

T: Estuve presente en un desayuno con el señor Eisner, Roy Disney, Pluto y Goofy.

A: ¿Dónde tuvo lugar ese desayuno?

T: En el hotel Beverly Hills.

A: ¿Había algún otro testigo?

T: Steven Spielberg se acercó a la mesa a saludar…, ah, y el pato Lucas.

A: ¿Conoce usted al pato Lucas?

T: El pato Lucas y yo nos conocimos en una cena en casa de Sue Menger hace unos meses e hicimos buenas migas.

A: ¿Es verdad que el señor Eisner no aprobaba esta relación suya con el pato Lucas?

T: Fue motivo de discusión entre nosotros varias veces.

A: ¿Y al final qué pasó?

T: Al cabo de un tiempo, cuando Lucas se convirtió a la cienciología, dejé de verlo.

A: Volvamos al desayuno. ¿Recuerda de qué se habló?

T: El señor Eisner comentó que pensaba contratar a Michael Ovitz, el presidente de la CAA.

A: ¿Y eso a usted que le pareció?

T: Me sorprendió, pero Pluto se tomó la noticia peor que yo. Estaba muy abatido.

A: ¿Por qué abatido?

T: Le preocupaba porque el señor Ovitz tenía una relación más estrecha con Goofy, y Pluto pensó que su tiempo en pantalla se vería reducido.

A: ¿Así que usted era conciente de que había una relación «especial» entre el señor Ovtiz y Goofy?

T: Sabía que cuando el señor Ovitz era agente había cortejado a Goofy, y, si no me equivoco, los dos compartieron una casa en Aspen.

A: ¿Llegaron a tener una relación más íntima?

T: El señor Ovitz respondió por Goofy cuando lo detuvieron en Malibú.

A: ¿Es verdad que Goofy tuvo un problema con las drogas?

T: Fue aditcto al Percodan.

A: ¿Durante cuánto tiempo?

T: Goofy comenzó a tomar analgésicos tras una pifia en unos dibujos animados. Se lanzó desde el Empire State Building con un paraguas y se lesionó la espalda.

A: ¿Y?

T: El señor Ovitz se encargó de ingresar a Goofy en el centro de rehabilitación Betty Ford.

A: ¿Alguna vez le comentó al señor Eisner que usted veía con cierto recelo su proyecto de contratar al señor Ovitz?

T: Minnie y yo hablamos del tema. Sabíamos que no se entenderían.

A: ¿Trató el asunto con alguien más aparte de su mujer?

T: Con Dumbo… con Bambi… La verdad es que no me acuerdo. Ah sí, con Pepe Grillo, una vez, en casa de Barbra Streisand. Ella organizó una fiesta para Pepe cuando se compró la casa en Trancas.

A: ¿Y llegaron a alguna conclusión?

T: Dumbo opinaba que el pato Donald debía plantear al señor Eisner nuestras inquietudes, porque el señor Eisner siempre parecía escuchar a Donald. Como él mismo dijo, Donald era «uno de los patos más profundos que había conocido». Los dos pasaban mucho tiempo juntos en el estanque de Donald.

A: ¿Y era una relación recíproca?

T: Ah, sí. Donald vivió en casas del señor Eisner cuando se separó de Daisy. Donald tenía una aventura con Petunia, la novia de Porky. En Disney estaba terminantemente prohibido tratar con criaturas de un estudio de la competencia, peor en el caso de Donald, el señor Eisner hizo la vista gorda, cosa que molestó a los accionistas.

A: ¿Ésa es la aventura a la que se refería en su declaración?

T: Sí. A ese respecto me falla un poco la memoria, pero creo que Donald conoció a Petunia en casa de Jeffrey Katzenberg.

A: ¿Estaba usted presente?

T: Sí. Yo, Tom Cruise, Tom Hanks, Jack Nocholson… Creo que tambipen Sean Penn, el Coyote, Correcaminos…

A: ¿Tom y Jerry?

T: No, ese fin de semana estaban en la Costa Este.

A: Seis semanas después, el señor Katzenberg y el señor Eisner entablaron un litigio. ¿Recuerda los detalles?

T: El señor Eisner prometió a Bugs Bunny una opción de compra de acciones si se pasaba a la Disney, ésa fue la causa del litigio.

A: ¿Y que hizo Bugs?

T: No aceptó. Bugs era my suyo. En ese momento quería tomarse un año sabático para escribir una novela.

A: Y volviendo a la fiesta en casa de Katzenberg, ¿recuerda que pasó a continuación?

T: Sí. El pato Donald se emborrachó y le tiró los tejos a Nicole Kidman. Fue bochornoso, porque entonces Tom Cruise y ella aún estaban casados. Donald estuvo bastante hostil con Tom, recuerdo. En su opinión, ofrecían a Tom todos los papeles que quería él. Recuerdo que el señor Eisner se llevó a Donald al jardín para tranquilizarlo.

A: ¿Recuerda que sucedió después?

T: En el jardín de la casa del señor Katzenberg, Donald conoció a Petunia. La encontró guapísima y muy interesante, y me consta que le apasionaban los mismos grupos musicales. Y Donald siempre ha tenido problemas para controlar la ira. Llevaba años tomando Prozac, convencido de que su carrera se había estancado y pronto terminaría en la carta de un restaurante cantonés. Pese a desaconsejárselo el señor Eisner, Donald empezó a verse con la novia de Porky a escondida.

A: Por lo que usted sabe, ¿cuánto tiempo duró la aventura?

T: Alrededor de un año. Entonces, Petunia dijo a Donald que no podía seguir viéndolo porque se había enamorado perdidamente de Warren Beatty, y él de ella. No se si recuerda que Warren la llevó al Festival de Cine de Cannes.

A: ¿Es cierto que llegó un momento en que Daisy echó a Donald de su casa?

T: Sí, y el señor Eisner lo acogió y le permitió vivir bajo su techo hasta que Donald y Daisy acordaron por fin que volverían a vivir juntos pero que mantendrían una relación abierta desde el punto de vista sexual.

A: Así pues, que usted recuerde, ¿alguien dijo al señor Eisner que tal vez no era buena idea contratar al señor Ovitz?

T: La noche de la entrega de los Oscar se lo planteé a Pinocho, peor no quiso meterse.

A: Nos está diciendo, por tanto, que ni Pinocho ni nadie previno al señor Eisner de que el señor Ovitz y él podían ser incompatibles

T: Que yo sepa, no.

A: Y cuando las cosas se torcieron, salió el tema de la indemnización del señor Ovitz, el pago de ciento cuarenta millones de dólares, ¿no es así? ¿Consideró el señor Ovitz en algún momento que era una cantidad excesiva?

T: Yo sólo sé que Pepe Grillo se posaba a menudo en el hombro del señor Ovitz y le aconsejaba que se dejara guiar por su conciencia.

A: ¿Y?

T: Lo demás ya es historia.

A: Su testigo.

Woody Allen

Disney World

Disney World

Comments
One Response to “Sorpresa en el juicio de la Disney”
  1. Everyone loves what you guys are up too. This sort of
    clever work and reporting! Keep up the excellent works guys I’ve you guys to my blogroll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: